Por qué venir al internado

Creemos que el internado permite que el alumno desarrolle su potencial al máximo. La mayoría de los adolescentes anhelan un grado de independencia ya que tratan de desarrollar su propia identidad. El internado les permite ésto y mucho más. En un internado hay ventajas significativas para los alumnos:

 

Dimensión y magnitud de oportunidades

 

Los internos simplemente tienen actividades imposibles de realizar en su casa. Pueden probar más cosas y, como resultado, tienen la oportunidad de conseguir más. Disponiendo de excelentes instalaciones y con acceso constante al personal (pero sin que sea una obligación diaria) los internos pueden hacer más cosas; sus días son más largos y sus semanas más fructíferas.

 

Concentración e independencia

 

El internado permite que los alumnos desarrollen su potencial y sus puntos fuertes así como un sentido de independencia dentro de una comunidad comprensiva. La estructura de su quehacer diario y semanal les sirve para recordar sus  prioridades académicas pero también les da la oportunidad de organizar, planear y priorizar ellos mismos el uso del tiempo del que disponen.

 

Responsabilidad, respeto y adaptación

 

El internado permite que la confianza en sí mismos de los alumnos crezca ya que tienen una mayor  responsabilidad en cuanto a sus propias decisiones. Los internos viven en una comunidad muy solidaria y ésto les ayuda a entender que sus acciones afectan a los demás. Aprenden a ser considerados y respetuosos con respecto a diferentes opiniones y también aprenden a velar por aquellos que están a su alrededor.

 

Relaciones, experiencias compartidas y amistad

 

El internado aporta una interacción social y una oportunidad de compartir conversaciones, pensamientos e ilusiones con una gran variedad de profesores así como con compañeros. Las amistades que se forman en un internado a menudo son para toda la vida. Las experiencias y el tiempo compartido juntos permite que las relaciones crezcan y se desarrollen. Es más, la relación que tienen en casa también se puede ver beneficiada ya que  los padres y los hijos no suelen dar por hecho que vayan a pasar las vacaciones juntos. Además, durante el curso los padres no sienten la presión de organizar la vida y los deberes de sus hijos después del colegio, cosa que puede ser de ayuda durante los años de adolescencia.

 

Juntos en la mesa

 

La cena es de vital importancia en el internado de Campbell. Durante las comidas, el personal tiene la oportunidad de ponerse al día con los internos mientras que los alumnos se benefician del contacto con los empleados, quienes constantemente se están rotando, y con los invitados, quienes puede que cenen junto a ellos algunas veces. Esta es una característica que refuerza el sentimiento de comunidad, la necesidad de compartir y el compromiso social.

 

Respaldados y amoldados.

 

Con el personal académico involucrado en el internado como tutores, las necesidades y las exigencias de los internos están valoradas y son comprendidas por todos ellos. Hay una cultura común y un excelente grupo de personas en torno al departamento. Se promueve la confianza, se estimula la curiosidad académica y se proporcionan retos. Esto nos lleva a tener expectativas más altas y , al final, mayores logros.

 

El confort de hogar

 

Al ser un internado, Campbell College es el “hogar” de algunos alumnos durante el curso escolar. Siendo este el caso, creemos que es importante que los chicos “echen raíces” y que inviertan tiempo y energía desarrollando amistades en el internado y también en el colegio. Operamos un sistema flexible para que los padres y/o guardianes se sientan libres de llevar a sus hijos a casa los fines de semana y traerlos de vuelta el domingo por la tarde o el lunes por la mañana. No obstante, proporcionamos servicios y actividades 7 días a la semana  y estamos siempre dispuestos a llegar a un acuerdo con cada estudiante para poder salir del internado.
 

Por qué venir al internado

Por qué Irlanda del Norte?

Estudiantes internacionales